Category Archives: Traducciones

La naturaleza del método científico

Algunas consideraciones sobre el carácter del método científico, motivadas por un fragmento de una conferencia del físico Richard Feynman.

Sigue leyendo

¿Qué clase de ateo eres?

Hace algunos días, PZ Myers publicó un pequeño catálogo de los ateos, según el cual se nos puede repartir en cuatro categorías: los ateos científicos, los ateos filosóficos, los ateos políticos y los humanistas. Si eres ateo, ¿a qué clase(s) perteneces? O quizá más interesante: ¿en qué clase(s) quisieras estar?

Sigue leyendo

Eres un simio

Lo que sigue es mi traducción de un pequeño artículo en TalkOrigins, un archivo de referencia sobre biología, evolución y el debate de los creacionistas y los evolucionistas. Sin duda se ha escrito mucho al respecto, pero esta pieza en particular ilustra muy bien por qué no tiene sentido ese escándalo de “¿los hombres venimos del mono? ¡Infamia!”. El ser humano no sólo está emparentado con los demás simios, sino también con todo el resto de la vida en la Tierra, incluyendo los dinosaurios, los bananos y el moho.

“eusebius” escribió en el mensaje news:32326N200@web2news.com…

No es por negar de ningún modo la utilidad de la clasificación taxonómica, pero jamás en la historia de la humanidad como la conocemos se ha reportado que un tipo de animal se convierta en otro.

No es verdad. Considera el origen del pequinés, o cualquier cantidad de razas de perro que han sido criadas deliberadamente a partir de otras razas. Lo mismo vale para el ganado Hereford, el maíz y un montón de ejemplos más donde un “tipo” engendra otro a través de un proceso de selección, ya sea natural o artificial.

Sigue leyendo

Por eso no confío en los teólogos

John W. Loftus es un filósofo estadounidense, crítico de la religión y defensor del ateísmo. Es autor de varios libros de crítica al cristianismo, inspirados en los libros de autores como Sam Harris y Richard Dawkins.

Loftus mantiene un blog, Debunking Christianity (“desmintiendo el cristianismo”). Entre las ideas que divulga está la Prueba del Ajeno para la Fe (“Outsider Test for Faith”), la noción de que cada creyente debe examinar sus creencias como si fuera un ajeno, un observador externo a ellas.

Una de las críticas que suele hacérsele a Dawkins es que al hacer afirmaciones sobre la existencia de Dios está saliéndose de su ámbito, ya que ese asunto concierne exclusivamente a filósofos y teólogos. En una entrada reciente, Loftus explica por qué esa clase de críticas carece de fundamento:

Pongamos que un reconocido experto en gatos afirma que un gato habló. No hay que ser un experto en gatos para decir que se necesita la evidencia de ello. Tampoco necesitamos una teoría del conocimiento para ponerlo en duda. Pero si tú crees que el gato habló, sí te hace falta. Tendrías que inventarte una buena dosis de gimnasia intelectual para que los demás pensaran que tu afirmación es decente. Moraleja: Tampoco hay que entender mucho de epistemología ni de teología sofisticada para poner en duda la existencia de Dios. En efecto, hasta un niño puede hacerlo.