¿Qué clase de ateo eres?

Hace algunos días, PZ Myers publicó un pequeño catálogo de los ateos, según el cual se nos puede repartir en cuatro categorías: los ateos científicos, los ateos filosóficos, los ateos políticos y los humanistas. Si eres ateo, ¿a qué clase(s) perteneces? O quizá más interesante: ¿en qué clase(s) quisieras estar?

Seguir leyendo

Yo, el ateo: #1 ¿Qué es un ateo?

Uno de mis pasatiempos recientes es conectarme al Twitter para averiguar qué se está diciendo sobre ateos y ateísmo. Me he encontrado uno que otro comentario ingenioso, una que otra persona para seguir, una que otra sana discusión; pero también varias intervenciones desinformadas, si no francamente ignorantes, y (en Semana Santa) docenas de usuarios quejándose de que los ateos también tuvieran vacaciones religiosas.

Poco a poco me he dado cuenta de la clase de cosas que se dicen con más frecuencia: de los estereotipos, por así decirlo, que tiene la gente al respecto de los ateos. Y una de mis observaciones más interesantes es que hay mucha gente que cree que el ateísmo es algo malo de por sí. «No es por ser ateo…», «llámenme ateo, pero…», «¡aclaro que no soy ateo!», «no soy ateo, es sólo que no me gusta la religión».

Acaso creerán que es necesario evitar el apelativo. Acaso compartirán la arraigada noción de que los ateos son malas personas por definición. Acaso pensarán que “ateo” es una especie de insulto, de un modo parecido a “marica”. No puedo, francamente, saber qué piensan en realidad. De vez en cuando contesto cosas como “¿qué tiene de malo ser ateo?”, pero nunca he recibido respuesta al respecto. Mi observación se acentuó un poco cuando vi esta caricatura, que estuvo circulando un rato bastante largo:

No, a mí no me hace gracia; y no es porque sea un amargado, ni porque no capte el “chiste”. Me parece que la imagen ilustra lo que podría pensar la gente. Y quiero aclarar de una vez que, si creen que es malo ser ateo, están totalmente equivocados. Para eso estoy escribiendo esta entrada; como pueden ver, la primera de una serie. El objetivo es, en cada entrega, despejar un mito, un malentendido o una noción errónea de las que tiene la gente a propósito de los ateos y el ateísmo.

Seguir leyendo

Falacias matemáticas #3: Demostrando falsedades

En esta ocasión quiero dedicarle la entrada a las falacias matemáticas de verdad. ¿Cómo así? Sucede que la sección comenzó llamándose mal. Una falacia es un argumento que no funciona; y las cosas que he estado señalando, más que todo, no son realmente malos argumentos sino malos entendidos. Lo irracional de los números irracionales no es que no puedan ser “comprendidos por la razón”, sino que no son una razón entre enteros; y el problema de dividir por cero no es que seamos incapaces de hacerlo, sino que la división no es lo que todo el mundo cree.

Por eso, hoy voy a exponer unas cuantas falacias matemáticas genuinas; es decir, argumentos que no funcionan por motivos matemáticos. La mayoría de las falacias matemáticas son simplemente un velo para ocultar una operación ilegal, y, como decía hablando de la división por cero, las operaciones ilegales permiten demostrar cosas evidentemente falsas. Por ejemplo, la siguiente es una “demostración” de que 1 es igual a 2.

Seguir leyendo

Desistiendo

(Maldita sea, ese rojo fulgurante ya me tenía cansado. Este color gris es sin duda una mejora).

Para poder continuar escribiendo en este blog, voy a tener que echar abajo ese proyecto de “sistema de pensamiento” que me traía. Por supuesto que, a la larga, el sistema se dejará vislumbrar entre los fragmentos, pero no de la manera sistemática (duh) que yo (quizás) pretendía.

Pero descuiden, lectores: yo voy a seguir compartiéndoles mis pensamientos, no con demasiado orden, pero sí con todo el interés. Luego veremos qué pasa.

Eres un simio

Lo que sigue es mi traducción de un pequeño artículo en TalkOrigins, un archivo de referencia sobre biología, evolución y el debate de los creacionistas y los evolucionistas. Sin duda se ha escrito mucho al respecto, pero esta pieza en particular ilustra muy bien por qué no tiene sentido ese escándalo de “¿los hombres venimos del mono? ¡Infamia!”. El ser humano no sólo está emparentado con los demás simios, sino también con todo el resto de la vida en la Tierra, incluyendo los dinosaurios, los bananos y el moho.

“eusebius” escribió en el mensaje news:32326N200@web2news.com…

No es por negar de ningún modo la utilidad de la clasificación taxonómica, pero jamás en la historia de la humanidad como la conocemos se ha reportado que un tipo de animal se convierta en otro.

No es verdad. Considera el origen del pequinés, o cualquier cantidad de razas de perro que han sido criadas deliberadamente a partir de otras razas. Lo mismo vale para el ganado Hereford, el maíz y un montón de ejemplos más donde un “tipo” engendra otro a través de un proceso de selección, ya sea natural o artificial.

Seguir leyendo

¡Feliz Día de Pi!

Hoy es catorce de marzo, fecha que puede escribirse como 3/14, tres numeritos que son bien conocidos como la aproximación más práctica al ubicuo y misterioso número π. Algunos matemáticos celebran hoy el Día de Pi como homenaje a una de las constantes más famosas de toda la matemática.

Aunque yo, personalmente, prefiero el Día de la Aproximación a Pi (el 22 de julio, que escrito como 22/7 produce un valor racional curiosamente cercano a π), quiero tomarme esta ocasión para darles a conocer el trabajo de la genial Vi Hart, quien publica en su canal de YouTube los más entretenidos videos de matemática, música, matemúsica y todo lo demás.

Debajo pueden ver el video que ella publicó hoy con motivo del Día de Pi, donde se hace una sencilla pregunta: ¿están las obras de Shakespeare codificadas en los dígitos de Pi? Lamentablemente, no pude encontrar ningún video de ella subtitulado, pero a lo mejor eso no será obstáculo para que lo disfruten mis lectores que no hablen inglés:

Seguir leyendo

Por eso no confío en los teólogos

John W. Loftus es un filósofo estadounidense, crítico de la religión y defensor del ateísmo. Es autor de varios libros de crítica al cristianismo, inspirados en los libros de autores como Sam Harris y Richard Dawkins.

Loftus mantiene un blog, Debunking Christianity (“desmintiendo el cristianismo”). Entre las ideas que divulga está la Prueba del Ajeno para la Fe (“Outsider Test for Faith”), la noción de que cada creyente debe examinar sus creencias como si fuera un ajeno, un observador externo a ellas.

Una de las críticas que suele hacérsele a Dawkins es que al hacer afirmaciones sobre la existencia de Dios está saliéndose de su ámbito, ya que ese asunto concierne exclusivamente a filósofos y teólogos. En una entrada reciente, Loftus explica por qué esa clase de críticas carece de fundamento:

Pongamos que un reconocido experto en gatos afirma que un gato habló. No hay que ser un experto en gatos para decir que se necesita la evidencia de ello. Tampoco necesitamos una teoría del conocimiento para ponerlo en duda. Pero si tú crees que el gato habló, sí te hace falta. Tendrías que inventarte una buena dosis de gimnasia intelectual para que los demás pensaran que tu afirmación es decente. Moraleja: Tampoco hay que entender mucho de epistemología ni de teología sofisticada para poner en duda la existencia de Dios. En efecto, hasta un niño puede hacerlo.

Y ahora, nueva imagen

Cambio el esquema del blog con la esperanza de que la legibilidad mejore un poquito. ¡Espero que sea de su agrado!

Falacias matemáticas #2: Dividir por cero

Hace rato tenía pendiente escribir el segundo capítulo de mis falacias matemáticas. Hoy voy a tratar el asunto de la división por cero, un problema tan comentado que se le ha denominado el Primer Mandamiento de las Matemáticas: “no dividirás por cero”. La idea es ilustrar un poquito la cosa y ver que las respuestas más comunes al asunto delatan una falta de comprensión de las matemáticas.

Lo que todos sabemos, para comenzar, es que no se puede dividir por cero. ¿Por qué no? Muchas veces el principio se nos presenta casi dogmáticamente y sin mayores explicaciones. Las calculadoras producen mensajes de error. Hasta el programa Microsoft Excel bota una preciosa advertencia de #¡DIV/0!. Todo esto puede resultar incluso mistificante. Si somos capaces de multiplicar por cero, ¿por qué somos perfectamente incapaces de dividir por cero?

Seguir leyendo

El vértigo de los mapas

Yo hace rato le tengo una fascinación a los mapamundis. No es exactamente por las dificultades que hay para proyectar una superficie curva en un plano; es más bien por la sensación de vacío, de vértigo que me da al contemplar la inmensidad de la superficie terrestre. Para que el lector entienda a qué me refiero, lo animo a que se entretenga primero con este globo terráqueo virtual, relativamente inofensivo.

A la hora de proyectar la (cuasi)esfera terrestre en una superficie plana, hay varias dificultades que deben resolverse. Cualquier proyección de una superficie curva sobre un plano debe renunciar a conservar los ángulos, las formas o las áreas. Las “mejores” proyecciones son aquellas que logran un equilibrio entre estas tres pérdidas. Tal es el propósito, por ejemplo, de la proyección Winkel-tripel:

Seguir leyendo